top of page

Tos de la Perrera



La tos de la perrera, es una forma de bronquitis en humanos, también conocida como traqueobronquitis infecciosa canina, es una enfermedad altamente contagiosa que afecta principalmente a los perros. Es una afección respiratoria e inflamatoria de los pulmones, la cual es progresiva y, si no se trata de forma adecuada, puede causar daño pulmonar irreversible. Puede ser causada por varios agentes infecciosos. En este artículo, exploraremos las causas, síntomas, cuidados, vacunas, remedios y medidas de prevención relacionadas con la tos de la perrera.


Causas:

La tos de la perrera puede ser causada por una combinación de virus y bacterias. Los agentes más comunes incluyen el virus del moquillo canino, el adenovirus tipo 2 y la bacteria Bordetella bronchiseptica. Estos patógenos se propagan fácilmente a través del aire o el contacto directo entre perros, por ejemplo como en los parques, las perreras o las exposiciones caninas, la infección se extiende rápidamente y afecta a una gran proporción de animales. Los agentes infecciosos dañan e irritan la mucosa de la tráquea y del tracto respiratorio superior, lo que provoca tos.


Síntomas:

Los síntomas de la tos de la perrera suelen incluir tos seca y persistente, similar a un "ladrido" característico. Además de la tos, algunos perros pueden presentar fiebre, secreción nasal, estornudos, falta de apetito y letargo. En casos graves, la enfermedad puede progresar a neumonía, lo que requiere atención veterinaria urgente.

Es una tos persistente, dura y seca, tu perro podría atragantarse o toser, tener nauseas, y vomitar flemas espumosas y blancas. Es normal si aparecen después de hacer ejercicio o tras exitación.

De vez en cuando un perro tendrá escurriemiento nasal, estornudos, arcadas o secreción en los ojos.

Los síntomas empiezan entre los 3 y 5 días desde que se contagian, y pueden durar 3 semanas o mas.


Cuidados:

Si sospechas que tu perro tiene tos de la perrera, es importante aislarlo de otros perros para evitar la propagación de la enfermedad. Proporciona un ambiente cálido y tranquilo para que descanse. Mantén a tu perro hidratado y aliméntalo con una dieta equilibrada. Los humidificadores con aceites esenciales también pueden ayudar a aliviar la tos seca (mas adelante te daré unos remedios naturales que pueden ayudar a complementar su tratamiento dado por el veterinario).


Vacunas:

Las vacunas son una medida clave para prevenir la tos de la perrera. Existen vacunas disponibles que brindan protección contra los agentes infecciosos más comunes. Las vacunas se administran generalmente en varias dosis, comenzando cuando los cachorros tienen entre 6 y 8 semanas de edad y revacunación anual a todos los adultos. Consulta a tu veterinario para obtener información actualizada sobre los programas de vacunación recomendados.

La verdad algunas ineficaces y no evitaran que tu perro se enmerme, la infección causada por una apmplia variedad de agetes bacterianos y virales, y ninguna vacuna puede proporcionar protección contra todos ellos.


Existe la "Vacuna Intranasal" para la tos de las perreras KC ( Kennel cough )

Es una vacuna viva, atenuada y está compuesta por 3 agentes: Bordetella bronchiseptica, Parainfluenza y adenovirus tipo 2. induciría una respuesta inmune entre 10 y 15 días después de la aplicación.


Remedios naturales:

El tratamiento para la tos de la perrera puede incluir medicamentos recetados por un veterinario para aliviar los síntomas y combatir las infecciones secundarias. Evita darle a tu perro medicamentos humanos sin consultar primero a un profesional veterinario.


Los suplementos nutricionales, como la vitamina C, pueden fortalecer el sistema inmunológico del perro y acelerar la recuperación.


Nosode, remedio homeopático derivado de una muestra patológica.

Estimulas el sistema inmunológico natural y ayuda a reaccionar en contra de enfermedades especificas.


Esberitox, es un echinacea (hierba) de acción rápida, que ha demostrado ser muy eficaz para reducir la virulencia de las infcciones por bodetella.

Vitamina C es un ativiral y la vitamina E que proporciona apoyo al sistema Inmunológico


Aceite de oregano, antisépticas, antifungicas, antivirales, antibacteriasnas.


Miel cruda, aliviara molestias de la tos, mientas que ciertas hierbas calmaran o eliminaran natualmente la tos, entre ellas raíz de regaliz y malvavisco


Aceites escenciales (eucalipto, lavanda o árbol del te tienen propiedades antibacterianas y antivirales). Manzanilla tiene efecto calmante.



Prevención:

La prevención es fundamental para evitar la tos de la perrera. Además de mantener las vacunas al día, evita el contacto directo con perros infectados o de origen desconocido. Lava regularmente los platos y juguetes de tu perro, y limpia las áreas comunes donde interactúa con otros perros. Fomenta una buena higiene general, como lavarte las manos después de tocar otros perros antes de interactuar con el tuyo.


Conclusión:

La tos de la perrera puede ser una enfermedad molesta y contagiosa, pero con los cuidados adecuados, vacunación oportuna y medidas preventivas, es posible mantener a tu perro saludable y prevenir la propagación de la enfermedad. Si tu perro presenta síntomas de tos persistente, es recomendable acudir al veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Recuerda, la atención temprana puede ayudar a reducir las complicaciones y promover una recuperación más rápida.


Comments


Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page